lunes, 28 de abril de 2014

Fin de semana celeste y blanco!

(Fuente imagen)
Como les contaba en el post anterior, volviendo de Costa Rica conocimos a Marcos. Un trotamundos argentino, más precisamente, de Rufino, provincia de Santa Fé!

De la frontera viajamos juntos hasta Rivas, él ahí seguía su viaje hacia el hermoso San Juan del Sur y nosotros hacia la capital pero quedamos en que si pasaba por Managua nos iba a visitar.


El viernes a la mañana nos avisa que esa tarde llegaba a Managua y que iba a pasar por casa!


Nos super emocionamos porque era nuestra primer visita desde Argentina!

Apenas llegó empezamos con el mate y la charla... nos contó que él y su novia partieron de Argentina en Enero pero por trabajo su novia tuvo que volver (una pena porque me hubiera encantado conocerla). 


Luego de unos minutos parecía que nos conociéramos de siempre! Habló un poco de su viaje, sus vivencias, sus aventuras... con tanto entusiasmo que era imposible no contagiarse y no tener deseos de tomar una mochila y salir por el mundo...


Después de bajarnos dos termos de agua salimos a mostrarle un poco la ciudad... Fuimos a un bar, ellos se tomaron una Toñas y yo una flor de limonada helada (agua la boca! jaja). Esa noche para homenajearlo le hicimos tallarines caseros, a la bolognesa (una de nuestras especialidades,jijij).



Al otro día bajo un sol que rajaba la Tierra (posta) salimos hacia el centro antiguo de Managua... el parque, el Teatro, la antigua catedral, el malecón y demás... Creo que ese sábado fue uno de los días más calurosos del año, jaja, y nosotros lo hicimos caminar como loco! Almorzamos por ahi y luego nos tomamos un colectivo para ir a una pile...

Esa noche hicimos un asado... y entre choris, pan, fernets, risas y chimichurri seguimos compartiendo una charla amena...


A la mañana siguiente partió... a seguir su viaje hacia México. Antes de irse nos regaló el libro Caminos invisibles de dos trotamundos igual que él...


Nos quedamos los dos un poco tristes y nostálgicos cuando partió pero felices de ese encuentro maravilloso con ese ser que nos trajo aires de nuestras tierras y nos contagió su alegría de vivir!


Le dedico éste post y ésta bendición irlandesa que adoro...



"Que la tierra se vaya haciendo camino ante tus pasos, 
que el viento sople siempre a tus espaldas, 
que el sol brille cálido sobre tu cara, 
que la lluvia caiga suavemente sobre tus campos y hasta 
que volvamos a encontrarnos, 
que Dios siempre te lleve en la palma de su mano."



Feliz viaje Hormiga viajera! Seguro nos volveremos a ver...